Automata

Autómata

Allá por 2014, se estreno Autómata, un filme de Gabe Ibañez, que anteriormente trabajo como animador para Alex De La Iglesia en El día de la bestia o Perdita Durango y como realizador con Hierro. La cinta estaba protagonizada por Antonio Banderas, al que le acompañaban actores conocidos como Dylan McDermott, Robert Forster y Melanie Griffith.

Se agradece que en España (aunque se trata de una coproducción con otros países) se intente salir de los géneros habituales del drama de denuncia social o de las comedias con el actor de moda. Cuando llega un título como Autómata, hay que darle una oportunidad.

Automata

Tras un rápido prólogo, en un cercano futuro donde la humanidad parece condenada a la extinción aparece un atisbo de esperanza con la creación de los Pilgrim 7000, unos robots creados para ser la salvación. Dichos robots tienen dos protocolos, no dañar a los humanos y prohibido actualizarse para mejorarse.

Los pilgrim parecen que cumplen hasta que un policía (Dylan McDermott) decide acabar con uno de ellos que encuentra auto reparándose y este es el punto de partida donde aparece el personaje de Banderas. Lo que a principio parece un caso rutinario, tendrá un entramado mucho más complejo que le llevará a diferentes personajes donde Cleo, una autómata prostituta y será la clave de todo.

Automata

El filme comienza bien con una trama detectivesca interesante que después decae en su segunda mitad, cambiando de escenario, concretamente al desierto. El ritmo se para por completo y parece que ya todas las ideas se terminaron. Entonces deciden meter algo de acción para darle vidilla aunque no está muy bien orquestada por parte del director que rueda esas escenas torpemente. Ver ese cara a cara entre Banderas y McDermott que se queda en un pin, pan y fuera.

Aparte, el guión plantea una serie de cuestiones que después quedan mal resueltas. La subtrama relacionada con la futura familia que va a formar el protagonista o las cuestiones morales que hay detrás de los propios autómatas. Llegan a un punto donde se comparan los comportamientos entre los humanos (corrupta y extinguir) y las máquinas (nuevos y puros).

Automata

Una vez visto el filme, uno tiene la sensación de deja vu, ya que muchas de las ideas que contienen las hemos visto en muchísimos otros filmes dentro del género. El más evidente es Blade Runner con ese diseño de la ciudad donde transcurre la acción donde casi siempre está lloviendo y es de noche o detalles como la tecnología retro que usan los personajes, nada digital, monitores de tubo, impresoras matriciales y cosas de ese estilo.

Tampoco olvidar otras referencias, como Inteligencia artificial, Yo, robot o incluso a Los Sustitutos con Bruce Willis. De los libros de Asimov, de donde sacan la idea de los protocolos de los robots y hasta si me apuras hasta algo de El Planeta de los Simios, el enfrentamiento entre dos especies donde una de ellas esta mucho más evolucionada que la otra.

Automata

Banderas hace un buen trabajo interpretativo, se le ve más contenido de lo habitual y su Jacq Vaucan esta más cercano al Deckard del libro de Phillip K. Dick de ¿Sueñan los robots con ovejas electrónicas? que al de Harrison Ford en Blade Runner.

Del resto del reparto, Dylan McDermont hace su “particular” Torrente del futuro, un policía con tintes fascistas de gatillo fácil, que no le importa empinar el codo si va de servicio y si hasta lleva unas gafas muy al estilo del personaje de Santiago SeguraRobert Forster hace del jefe de Banderas, el veterano actor nominado al Oscar por Jackie Brown aporta su presencia al filme y en un visto y no visto aparece Melanie Griffith a modo de cameo extendido. Sin duda para muchos, será lo más comentado por el morbo de ver a la expareja de nuevo en pantalla.

Automata

Concretando, Autómata se queda a medias, con una sensación agridulce ya que podría haber sido un filme más importante pero se le reconoce su esfuerzo.

Curiosidades

Se presentó en la sección oficial del Festival de San Sebastián.

Obtuvo cuatro nominaciones a los premios Goya.

Antonio Banderas y Melanie Griffith fue la segunda vez que coincidieron en la gran pantalla. La primera fue en los 90 con Two Much.

El filme tuvo un presupuesto de 7 millones de dólares.

Publicado por

Agustín

Hombre orquesta de "Adicine.com", el jefe de la Web y redactor jefe. La pasión por el séptimo arte la lleva en su sangre desde muy pequeñito, participa en diferentes blogs del medio como Amigos del cine, El Gabinete del Doctor Somier, entre otros. Aparte de podcaster ocasional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.