Creed, la leyenda de Rocky

Estrenada ya hace 40 años, Rocky se convirtió en un clásico del cine por derecho propio, que lanzó de la noche a la mañana a un joven desconocido Sylvester Stallone al estrellato. Los años pasaron y llegaron muchas secuelas hasta que en su quinta entrega fue retirado momentáneamente hasta que el actor decidió retomarlo en el 2006 y volver por todo lo alto al cine con Rocky Balboa.

Este título parecía el final de la saga pero para nuestra sorpresa se convirtió en un punto y seguido. Ahora nos llega Creed, título que podríamos decir que se trata de una secuela y a la vez spin off al centrarse en el personaje de Adonis Creed pero que sigue contando la historia del famoso boxeador de Filadelfia.

10 Creed

En ella nos presentan al hijo de Apolo (que interpreto en su día Carl Weathers), fruto de una relación extramatrional, como vemos en el prologo ambientado en los 90 donde el pequeño Adonis esta en un correccional. Tiempo después descubrimos que fue adoptado por la esposa de su padre, teniendo una vida fácil pero viviendo con la inquietud de probar suerte en el cuadrilátero. Como vemos en el arranque del filme, donde realiza peleas de poca monta en Tijuana para nuestra sorpresa descubriremos que el joven además tiene un buen trabajo de oficina y que ha sido ascendido. Pero decide dejar todo su brillante futuro por el deporte que llevo a la tumba a su padre.

Tras varias intentos fracasados de ser entrenado de forma profesional, llega a dar con sus huesos a Filadelfia para que el que fuera el mejor amigo de su padre, le entrene. Rocky ya colgó sus guantes y no quiere saber nada del boxeo pero el ímpetu y el corazón del joven hará que el viejo campeón decida tomarlo bajo su tutela como Mickey (Burgess Meredith) hizo con él en su juventud.

Adonis, tendrá que entrenar duro, ocultar su apellido (para evitar que lo etiqueten como “hijo de famoso”) y tendrá tiempo para conocer a Bianca (Tessa Thompson con un gran parecido a Lisa Bonet), una prometedora y bella cantante que tiene una enfermedad degenerativa que la dejará sorda.

01 Creed

La historia de Creed tiene ciertos paralelismo con el filme original (sin olvidar los guiños a toda la saga), un caso muy parecido al reciente episodio de Star Wars. Aquí tenemos un gran combate donde un campeón invicto le da la oportunidad a un “don nadie”, tenemos esas espectaculares escenas de entrenamiento tan características de la saga, hay una historia de amor que no empieza con muy buen pie y una relación paterno filial en la que en esta ocasión a Rocky le toca ser el mentor.

Pero la habilidad del director Ryan Coogler, que junto con Aaron Covington firman el libreto nos da emoción, sentimientos y unas gotas de humor (atentos a la reacción de Adonis antes de su primer combate de verdad) que hacen que sus más de 120 minutos de duración sean un autentico entretenimiento y disfrute para el espectador. A todo esto habría que alabar su trabajo con la cámara dotando los combates de una frescura y espectacularidad increíble, sobretodo en ese encuentro final entre Adonis con el campeón apodado “El guapo” (interpretado por el boxeador Tony Bellew), atentos a la entrada de este en el ring o el sangriento asalto donde el director se fija en los pequeños detalles del mismo donde los puñetazos duelen solo de verlos.

En cuanto a la labor de los actores, Michael B. Jordan se quita la mala sensación que había dado con sus últimos trabajos en el cine, sobretodo con su antorcha humana de Los 4 fantásticos por la que fue muy criticado. Realiza un papel muy convincente de un joven que no esta satisfecho con la vida de lujo que lleva y quiere demostrar que es algo más que el hijo de un famoso deportista. La mencionada Tessa Thompson, le da la replica estupendamente a Jordan sin caer en los tópicos, su personaje aunque a priori puede parecer algo plano tiene matices que le dan cierto carácter. Y en un rol muy secundario aparece el actor Graham McTavish visto en la saga de El Hobbit y que anteriormente trabajo con Stallone, en John Rambo.

Creed03163.dng

Y por supuesto no me olvido de Sylvester Stallone, todo lo bueno que puede decir de él es quedarse corto. Ya que es la autentica estrella de la cinta, los años no pasan en balde y demuestra una vez más que se conoce el personaje al dedillo. Rocky sigue siendo ese personaje entrañable, en ocasiones bobalicón, simpático que a tantos nos ha cautivado y emocionado durante décadas pero que en esta entrega no solo tiene que enseñar todos sus conocimientos de boxeo sino  que además le dará una valiosa lección sobre la vida en general a Adonis, algo que no pudo hacer con su propio hijo. Cada vez que Sly aparece en pantalla, se come literalmente la escena, es divertido verlo en las secuencias de entrenamiento con este (como cuando le comenta que en sus tiempos el hacía las flexiones con una sola mano) o en las dramáticas donde a más de uno se le puede escapar una lagrimilla de emoción con el siempre recuerdo de Adrian, su esposa fallecida.

En cuanto al nivel de producción, el filme luce bastante bien, tiene varias localizaciones, vamos de Los Angeles a Filadelfia para finalizar en Inglaterra, donde la fotografía de Maryse Alberti (The Wrestler) retrata de forma muy realista los ambientes urbanos. En cuanto a su banda sonora de Ludwig Göransson es bastante contundente (como en el entrenamiento de Adonis corriendo por la calle acompañado de varios motoristas), tiene pequeños guiños a la original del maestro Bill Conti aunque se le puede criticar que haya demasiado hip hop en ella, pero es algo lógico y natural ya que va relacionado con el estilo del protagonista. Sería absurdo escuchar en el filme a Survivor con The Eye of Tiger, estamos en el siglo XXI y no en los 80.

14 Creed

Creed se convierte en una agradable sorpresa y en una estupenda secuela de la saga Rocky. Imprescindible para todos los fans del potro italiano.

Curiosidades:

En el título original del film, Creed, no aparece el nombre de Rocky. Es la primera vez en la saga que no aparece en el título el nombre del mítico boxeador interpretado por Stallone.

Cuando el film se realizó, Sylvester Stallone tenía 69 años. La misma edad que tenía Burgess Meredith cuando se realizó el primer Rocky (1976).

Michael B. Jordan nació en 1987, dos años después de la muerte de su padre en la ficción, Apollo Creed.

Con esta séptima película de la saga, el único personaje que aparece en todos los films de la franquicia es el propio Rocky. Aparte de él, los únicos personajes que aparecieron en los seis films previos fueron Paulie (Burt Young) y Tony “Duke” Evers (Tony Burton).

La película se rodó en Filadelfia, Liverpool, Londres y Las vegas.

La música del film está compuesta por el músico sueco Ludwig Göransson. También él fue el compositor de la música del anterior film de Ryan Coogler Fruitvale Station (2013).

Para presentar al personaje de Adonis Creed se utiliza la canción “Hail Mary” de Tupac.

El propio Michael B. Jordan, que interpreta a Adonis en el film, era uno de los actores rumoreados para dar vida a Dr. Dre en la película biográfica sobre la banda estadounidense de rap N. W. A. titulada Straight Outta Compton (2015).

Los actores Wood Harris y Michael B. Jordan ya habían coincidido la en la serie The Wire: Bajo escucha (2002).

Siguiendo la tradición de su padre Apolo, el nombre de Adonis también pertenece a la mitología griega. Apolo era el nombre de uno de los Dioses griegos más importantes del Olimpo, Dios del arte de la adivinación, de la música, la guerra y también Dios de la luz ligada al sol. Por su parte Adonis, cuyo nombre se usa todavía para describir la belleza masculina, era el Dios de la vegetación y su leyenda está ligada al cambio de las estaciones, en el que la naturaleza muere para revitalizarse de nuevo.

Este es el primer film de la saga que no está escrito por el propio Sylvester Stallone. Esta vez el guión corre a cargo de Ryan Coogler, director del film, y de Aaron Covington, a partir de los personajes creados por Stallone.

Mientras entrenan, Adonis lleva una camiseta donde puede leerse: “Why do I wanna fight? Because I can’t sing and dance…” (¿Por qué voy a boxear? Porque no puedo cantar ni bailar). Esta es una frase que Rocky (Sylvester Stallone) dice a Adrian (Talia Shire) en la primera película de la saga cuando van a hacer juntos patinaje sobre hielo.

El director Ryan Coogler y el actor Michael B. Jordan ya habían trabajado juntos anteriormente en Fruitvale Station, film galardonado en los festivales de Sundance y Cannes.

La película que se está viendo en la televisión cuando Michael B. Jordan y Tessa Thompson se quedan dormidos en el sofá es Skyfall (2012).

Hay un pequeño guiño a modo de homenaje a Sage Stallone, hijo de Sylvester que interpreto al hijo de Rocky en la quinta entrega y que en el 2012 falleció. En un momento del filme aparece una fotografía suya.

 

Más sobre Creed, la leyenda de Rocky en Sensacine: http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-222968/

Publicado por

Agustín

Hombre orquesta de "Adicine.com", el jefe de la Web y redactor jefe. La pasión por el séptimo arte la lleva en su sangre desde muy pequeñito, participa en diferentes blogs del medio como Amigos del cine, El Gabinete del Doctor Somier, entre otros. Aparte de podcaster ocasional.

2 comentarios en “Creed, la leyenda de Rocky”

  1. Concuerdo en todo con la crítica. Es imprescindible de ver para todo fan de la saga y me parece la segunda mejor de la saga cerca de la original del 76. Debió llevarse el oscar Sly, una lástima porque no creo que haya otra oportunidad.

    1. Gracias por el comentario Josué, coincido que fue una pena que Sly no se llevará el premio pero que el público siga interesado a estas alturas en Rocky creo que ya es suficiente premio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.