El otro guardaespaldas

El otro guardaespaldas

El otro guardaespaldas ha sido una de las sorpresas de este verano en la cartelera en USA. Una pequeña cinta de acción donde Samuel L. Jackson no para de hacerle la vida imposible a Ryan Reynolds, mientras tienen que pararle los pies a Gary Oldman. Por allí también se dejan ver a Salma Hayek o la emergente Elodie Yung. Grita acción Patrick Hughes, director de la decepcionante tercera entrega de Los mercenarios.

Siguiendo la tradición de las buddy movies, nos presenta a dos personajes totalmente opuestos, que tendrán que dejar sus diferencias atrás para poder salir del embrollo en el que se ven metidos. En esta ocasión tenemos a Darius Kincaid, un asesino que encarna Jackson. Éste negocia con la Interpool la libertad de su esposa, para ello tendrá que testificar en el juicio a un dictador, para ello tendrá que ir desde Mánchester hasta La Haya ¿Quién será el que acompañe al asesino? Michael, un agente de seguridad venido a menos, con el que Darius no comenzará con buen pie.

El otro guardaespaldas

Así de pronto, uno se acuerda de pelis como Arma Letal o Limite 48 horas, pero El otro guardaespaldas es más cercana a Huida a medianoche, aquella cinta que protagonizó Robert DeNiro. La cinta tiene mucha acción, han sabido exprimir bien su presupuesto. Es sangrienta, violenta y no se cortan a la hora de enseñar sangre, hay momentos donde la violencia casi se convierte a los personajes en dibujos animados, ver la pelea de Michael contra la mano derecha del villano en una ferretería donde no para de lanzar herramientas como si se tratará de Bugs Bunny o cuando atraviesa el parabrisas del coche donde están huyendo (atentos al careto que pone Jackson).

La música tiene un buen cóctel de soul, blues, rock clásico con algún tema de corte más actual para acompañar a nuestros protagonistas. La dirección de  Patrick Hughes es bastante solvente, mejor que su anterior filme. Canta en ocasiones esa fotografía saturada ¿Culpa de los cromas? De su parte negativa podríamos decir que su humor se basa 90% de las veces en Jackson soltando palabrotas, salvo aquellos momentos donde suena una música emotiva y cortan de forma abrupta, como el momento que Michael llama a su ex para perdonarla por su fracaso cuando fue degradado.

El otro guardaespaldas

Jackson está muy divertido como hacía tiempo que no se le veía, bordando su papel de deslenguado asesino. Su papel de asesino a sueldo es relativamente creíble, aunque verlo en acción es otro cantar (hay un salto en una escalera que ni con 30 años menos lo hubiera hecho). Reynolds está contenido, no está en modo Deadpool y es justo lo que necesita su personaje para ser el contrapunto perfecto. Participa en la acción menos de lo que podría uno pensar, sobretodo en su final.

Hayek es la esposa de Jackson, una chica dura de armas tomar (como podemos ver en el flashback donde ambos se conocen) aunque se queda bastante limitada pero es la excusa que nuestro asesino tenga que negociar con la Interpool. Gary Oldman como villano siempre queda bien. Poco se le puede pedir al protagonista de Dracula de Bram Stoker en este aspecto.

El otro guardaespaldas

Elodie Yung interpreta a la ex novia de Reynolds y agente de la Interpool que se encarga de la seguridad de Jackson, que le deja el encargo a su ex. La actriz demuestra, como hemos visto recientemente en la serie de The Defenders, que es una actriz muy válida para la acción. En roles secundarios podemos ver al veterano Joaquim de Almeida, en un papel muy típico de policía corrupto y a Richard E. Grant, como uno de los clientes de Reynolds haciendo de un abogado aficionado a las drogas.

El otro guardaespaldas

El otro guardaespaldas intenta ser una nueva reinvención de las clásicas buddy movie, lo intenta y se queda muy cerca. Samuel L. Jackson está divertidísimo.

Curiosidades

La promoción del filme se han realizado varios posters homenajeando a otros filme como Harry el sucio, El último gran héroe y el más llamativo El guardaespaldas. Donde Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson emulan a Kevin Costner y Whitney Houston.

Ryan Reynolds y Gary Oldman vuelven a trabajar juntos tras Criminal. Además Reynolds coincide con Jackson tras la cinta de animación Turbo.

Jeff Wadlow (Kick Ass 2), fue el director que iba a realizar el proyecto, pero lo dejó por Memorias de un asesino internacional.

La película ha sido rodada en distintas localizaciones de Londres, Ámsterdam y Sofía.

El otro guardaespaldas ha tenido un presupuesto de 30 millones de dólares, solo en USA lleva más de 70. Ha estado tres semanas en el número uno en taquilla.

Publicado por

Agustín

Hombre orquesta de "Adicine.com", el jefe de la Web y redactor jefe. La pasión por el séptimo arte la lleva en su sangre desde muy pequeñito, participa en diferentes blogs del medio como Amigos del cine, El Gabinete del Doctor Somier, entre otros. Aparte de podcaster ocasional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.