Hasta el último hombre

2016 fue el regreso de Mel Gibson al cine tanto en su faceta como actor, que regresó al género de la acción con la interesante Blood Father y como director con Hasta el último hombre (recordar que su anterior película, Apocalypto es del 2006). Para su nuevo filme, el protagonista de Arma Letal ha contado con el cada vez más solicitado Andrew Garfield, que en este mes lo veremos también en la nueva cinta de Martin Scorsese, Silencio.

El filme, nos presenta a Desmond Doss, un joven de una familia modesta, con un padre alcohólico y veterano de la Primera Guerra Mundial, una madre sufridora y muy devota y un hermano mayor que le gusta meterse en líos. Desmond descubrirá que lo suyo es curar a la gente, tras ayudar a un chico en un accidente donde conocerá a una joven enfermera, llamada Dorothy de la cual, acaba enamorándose.

02-hasta-el-ultimo-hombre

Todo esto sería idílico sino fuera porque estamos en los años 40 en plena Segunda Guerra Mundial. Desmond, al igual que otros jóvenes de su ciudad, decide que lo más indicado es alistarse y ayudar a su país, pero a diferencia del resto se niega en rotundo a usar las armas, queriendo participar solo en labores médicas. Todo esto desencadenará una serie de conflictos y rechazos por parte de sus superiores, el estricto pero divertido sargento Howell y el capitán Glover y por el resto de compañeros de su pelotón, donde el soldado Smitty será el que más dolores de cabeza le dará a nuestro protagonista por sus convicciones. Hasta que entren en el campo de batalla y Desmond demuestre que es un autentico héroe sin disparar ni una sola bala.

El filme tiene dos partes muy bien diferenciadas, la primera con todo el drama y el conflicto generado por parte de la objeción de conciencia del protagonista y la segunda, ya en plena batalla en el pacífico, donde Gibson, nos sumerge en una vorágine que parece totalmente real al más puro estilo Salvar al soldado Ryan. Podemos sentir que cada tiro, bombazo y explosión duele de verdad y el director, no se corta ni un pelo a la hora de enseñar sangre y vísceras. Mostrando atrocidades por parte de ambos bandos, como cuando Smitty para poder cubrirse del ataque enemigo usa el cadáver de otro soldado o aquel momento donde los japoneses fingen rendirse para realizar un ataque kamikaze.

06-hasta-el-ultimo-hombre

El tono del filme es bastante clásico y la recreación de los años 40 está muy conseguida. Habría que mencionar sobretodo la relación de Desmond con Dorothy que podría parecer sacada de un filme de los años 50. Las escenas bélicas son la parte más importantes del filme, aunque el director de Braveheart no descuida para nada el resto del metraje. Se toma su tiempo para presentar a los personajes, aunque estamos ante un drama hay ciertos momentos cómicos que recaen sobretodo en la figura del sargento Howell, interpretado por Vince Vaungh, algo más contenido que en sus comedias. Citar la presentación de su personaje donde empieza a ponerles motes a sus soldados o manda a realizar instrucción a uno de ellos que se encontraba desnudo.

Aunque la parte negativa, es ese mismo ritmo pausado donde unos 10 minutos menos, se hubiera agradecido. Aunque la cinta nunca aburre a pesar de tomar ciertos derroteros ya vistos en muchas otras (la no aceptación del protagonista, la figura del padre alcohólico). A lo que hay que reprochar, también el carácter religioso del personaje, que en ocasiones es bastante confuso, en sus motivos para su objeción de no tomar las armas y que queda resuelto con un flashback metido con calzador, en un momento importante, cuando Desmond es llevado a una corte marcial.

04-hasta-el-ultimo-hombre

Del reparto como no, habría que destacar la labor de Garfield, con un papel para nada fácil. El ex-Spiderman demuestra con solvencia que es un actor con talento. Esta secundado por Hugo Weaving que interpreta a su padre, un hombre atormentado por su experiencia en la guerra, al mencionado Vaughn nos encontramos con otro rostro conocido, como el de Sam Worthington, el protagonista de Avatar, demuestra que nunca tendrá carisma para ser una estrella pero queda bien en pantalla como secundario. No habría que olvidarse del actor australiano Luke Bracey, visto en el terrible remake de Le llaman Bodhi, un tipo con carisma que interpreta a Smitty o a Teresa Palmer que es el interés amoroso del protagonista.

Aunque no estamos ante la mejor película como director de Mel Gibson, es un trabajo más que notable. Destaca el buen nivel de producción con una fotografía que a veces parecen postales de la época, acompañada por la banda sonora de Rupert Gregson-Williams y el gran trabajo realizado por los especialistas. Como punto negativo, algún que otro momento con los efectos especiales como protagonistas, como los acorazados que se ven algo digitales.

03-hasta-el-ultimo-hombre

Hasta el último hombre es la demostración que Mel Gibson en su faceta de dirección, sigue estando en forma.

Curiosidades

El filme debutó fuera de concurso en la Sección oficial del Festival de Venecia de 2016.

Milo Gibson, hijo de Mel Gibson, debuta en el cine, en este filme.

Hasta el último hombre, es un proyecto que comenzó a ser desarrollado por los estudios Disney con Randall Wallace en la dirección, éste fue el guionista de Braveheart (1995).

Su presupuesto fue de 40 millones de dolares, lleva recaudado más de 137 en todo el mundo.

Teresa Palmer simultaneó el rodaje de este filme junto con Berlin Syndrome (2016).

Publicado por

Agustín

Hombre orquesta de "Adicine.com", el jefe de la Web y redactor jefe. La pasión por el séptimo arte la lleva en su sangre desde muy pequeñito, participa en diferentes blogs del medio como Amigos del cine, El Gabinete del Doctor Somier, entre otros. Aparte de podcaster ocasional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.