Richard-Connell-fondo

A la caza del hombre

Richard-Connell-BANNER

Desde tiempos remotos el ser humano ha tenido que cazar por necesidad para para sobrevivir, alimentarse y protegerse frente a las bestias, pero… ¿cuál es la presa más codiciada, más inteligente y más difícil de matar?, la respuesta es fácil, el hombre.
Esto es lo que tuvo que pensar Richard Connell en su relato corto “El juego más peligroso”, llevada al cine bajo el título de El malvado Zaroff por la clásica RKO en el año 1932. Sin saber que iba a ser el nacimiento de un subgénero cinéfilo muy característico. Que cuenta con grandes variedades dentro del mismo en los que la base argumental es idéntica en todos, el cazador y la presa. A la caza del hombre va a comenzar.

Para entender el motivo por el cual lo definimos como subgénero, es debido a que lo encontramos en películas tan variadas como Predator de 1987. Un alienígena Caiyita da caza uno a uno a un equipo militar tratándolos como trofeos, catalogando la película como acción/ciencia ficción e incluso terror. Así mismo, podemos encontrar la caza del “hombre vs hombre” en otras películas tan variadas como The Warriors de Walter Hill, donde la banda tiene que recorrer toda la ciudad para salvar sus vidas. En Los Jueces de la Noche de 1993, Emilio Estevez y Cuba Gooding Jr. se ven perseguidos a lo largo de una zona marginal de la ciudad por el villano Denis Leary. Este “subgénero” es muy extendido en el cine de terror o slasher donde un asesino persigue a un grupo de personas acabando con todos.

En AdiCINE haremos un breve repaso sobre una selección de películas que tienen el mismo patrón, la caza humana. Se levanta la veda…

¿Quiere usted cazar conmigo?

El malvado Zaroff (1932)

El-malvado-Zaroff-1

Nos encontramos con la madre de todas las películas, la primera de las que tenemos constancia de una cacería humana. En este metraje de una hora de duración, editado en DVD con dos versiones, la clásica en blanco y negro y la coloreada en un mismo DVD (actualmente descatalogado). Nos encontramos con una obra bastante teatral, la película se divide en tres actos, con escenarios pequeños que se podría haber rodado en cualquier pequeño set de televisión. Un barco, un castillo y un bosque. Todo esto es suficiente para mantener la tensión e intriga desde el primer momento, siendo el argumento es bastante sencillo.

En el primer escenario típico de la RKO nos encontramos en un barco, donde se nos presenta el protagonista, un joven cazador y escritor de aventuras Robert Rainsford, interpretado por Joel McCrea. Tras un accidente en la mar acabará siendo huésped de una isla maldita, en la que muchos barcos naufragan sin saber el motivo.

El antagonista de la película es Zaroff, interpretado por un magnífico Leslie Banks. Un millonario marcado con una cicatriz en la cara de una de sus presas. Cazador, pianista, con artes y gustos exquisitos, experto en arco tal como se describe el mismo, que ha matado todas las presas del planeta conocidas, y que guarda un tremendo secreto.

El-malvado-Zaroff-3

Zaroff es uno de esos personajes inteligentes y con carisma de los que carecemos hoy en día, que durante el avance de la película nos damos cuenta de sus intenciones sin hacer falta que nos desvelen nada.

Como personaje femenino nos encontramos con Fay Wray, la primera chica Kong del cine. Interpretando a la típica buena chica, que no bebe, no fuma, es inteligente y se aferra al protagonista. Y que como nota adicional podemos decir que esta película fue rodada a la par junto a King Kong, alternando plató durante el día y la noche las distintas producciones.

Nos encontramos con una obra bastante interesante, con una puesta en escena teatral y de escasa duración. Una película que mezcla aventuras, suspense, intriga y podemos decir terror, ya que en algún momento nos sorprende ver en algunos fotogramas, cabezas cortadas en tarros de cristal, algo bastante impactante para su época.

Muy recomendable para los amantes del género que hablamos o de los clásicos en general.

Volveré

Perseguido (1987)

perseguido-2

A la caza del hombre por diversión. Podemos describir Perseguido como un gran hermano mortal, donde un grupo de convictos tienen que sobrevivir en un macabro escenario lleno de trampas y enemigos, y todo ello retransmitido por televisión. Eso me suena de algo… ¿Los Juegos del Hambre quizás?, mientras tanto vamos a dar una vuelta por el mundo de la obra de Stephen King con puesta en escena de Steven E. de Souza.

Esta película de acción fue protagonizada por Arnold Schwarzenegger, de temática futurista, basada en un mundo distópico. Año 2017, Ben Richards es culpado de un delito que no cometió –muy habitual en los 80-, y en una de sus fugas, uno de los productores del programa de televisión decide capturarlo para subir la audiencia, previa puesta en escena de los típicos collarines explosivos al cuello que vimos en películas como Peligrosamente unidos o Fortaleza Infernal entre otras.

El libro en el que se basó la obra toma prestado bastante de la licencia del relato corto de Conell, bebiendo de las posteriores adaptaciones hasta la fecha. El director Rob Cohen acabó haciéndose con los derechos de la película, que después de algunos problemas de dirección acabó poniendo la cámara Paul Michael Glaser, más conocido por ser Starsky en la famosa serie Starsky y Hutch.

Perseguido-3

La película es un puro videojuego de la época, con unos malos que parecían sacados de las fases finales de una recreativa, patinadores de hielo, lanzallamas, hombres con más bombillas que un árbol de Navidad, motos y sierras eléctricas. Todo ello aderezado con violencia gratuita, llena de frases lapidarias, en sí el guión es una comedia pura, pero nos encanta por todo eso. Cine palomitero en estado puro que representa todo lo que esperas de una película del austriaco en los 80, diversión pura y dura, persecuciones mortales, bajo la dirección de un programa televisivo de Damon Killian, interpretado por Richard Dawson (en realidad no era actor, sino un presentador de televisión).

Como todo héroe de la época ochentera, necesitaba una fémina a su lado. El papel recaía sobre una preciosa María Conchita Alonso, chica dura y bella del cine que trabajó en Depredador 2, y posteriormente prácticamente desapareció de papeles secundarios principales (como en la reciente Kill’em all). Pero no fue el único actor del elenco, el malo malote, Jesse Ventura, también trabajó posteriormente con Arnold en Depredador, interpretando al carismático vaquero de la “impaciente”.

Con todos estos ingredientes, con más defectos que virtudes, la convierten en un buen blockbuster.

Los pobres también se aburren

Blanco Humano (1993)

Blanco-Humano-2

Si El malvado Zaroff es la joya de la corona, el segundo puesto se lo lleva Hard Target. Jean Claude Van Damme en pleno auge y el director John Woo nos hacía pensar que estábamos ante la película de acción definitiva, pero no fue así. El problema es obvio, Hollywood no le prestó la total libertad de rodaje, cosa que había hecho ya en sus anteriores trabajos, destacando The Killer, y la obra magna Hard Boiled, la que considero el latín del cine de acción actual. Absolutamente todo el cine de acción tal como lo conocemos, viene de Woo. Entonces, ¿Por qué Blanco Humano falla? También es sencillo de contestar, Woo hacía las cosas a su manera, la violencia que iba a mostrarse y las escenas de acción de su primera película en EEUU no fueron bien recibidas por los responsables del film. Por otro lado, como dato relativo a la producción, se encargó nada más y menos que Sam Raimi, dejando patente su estilo en el final de la película con diversos saltos a lo Hércules o Xena.

Personalmente considero la inmensa mayoría de películas del músculo de Bruselas de dudosa calidad, pero esta la salvo, considerándola una de las mejores películas de acción de los 90. Me atrevo a decir que Blanco Humano es como si nos quedamos con todo lo light de Hard Boiled, viendo un producto de marca blanca de Woo, acostumbrados a ver sus escenas al estilo Hong Kong, pero aun así nos gusta.

El argumento copia casi literalmente la obra de Conell. Partimos de la base de una “empresa”, o entidad que se encarga de realizar cazas humanas por todo el planeta con la particularidad de que la presa suelen ser mendigos o gente de escasos recursos de los cuales la autoridad le da poca importancia a las desapariciones, pero esta vez no es por placer como lo hacía Zaroff, esta vez es por dinero. Millonarios que pujan por una presa humana, capitaneados por Lance Henriksen (el mítico Bishop de Aliens El regreso), interpretando a una especie de Conde Zaroff , llamado Emil Fouchon, que casualmente, vemos a ambos personajes tocar el piano previamente a la cacería.

Blanco-Humano-4

Si el Conde Zaroff tenía a su ayudante peludo, Fouchon tiene como pupilo (y algo más) a Van Cleef, interpretado por Arnold Vosloo, también conocido por trabajos en otra de las producciones de Sam Raimi como es Darkman, como por su papel de La Momia de Stephen Sommers. Como personaje femenino nos encontramos con Yancy Butler, interpreta a Natasha Binder, una mujer en busca de su padre desaparecido. Personaje de relleno que pasa desapercibido totalmente en todas las escenas de acción que sólo nos permite unir el argumento del protagonista con la organización de caza criminal.

Llegamos a los dos protagonistas de la película. Jean Claude Van Damme y su doble. Un exmilitar que vive de diversos trabajos en el puerto que se ve envuelto en una auténtica caza humana. Riesgo Boudreaux, en la versión inglesa Chance (sin comentarios) es el chulo alfa (con mullet incluido) de la película con frases y momentos tan lapidarios como sorprendentes como el ya mítico ¡eh… palomo!, o el K.O. a una serpiente.

El exceso de escenas de acción que mantiene el film quedan ensuciadas por el doble del actor. Podemos ver primeros planos de cámara de la cara del doble perfectamente en las escenas de la motocicleta así como en la del caballo. Así como nos damos cuenta en diversas partes de la película en la que aparece un Van Damme un poco más musculado y con la cara más ancha. Señor Woo, no era necesario usar tal cantidad de doble. Las escenas se podrían haber rodado a lo Hard Boiled, en la que si la forma física de Chow Yun Fat le permitió hacer todo tipo de saltos y caídas, no iba a ser menos el belga.

La banda sonora cumple, de la mano de Graeme Revell, el magnífico compositor de El Cuervo de Brandon Lee. Los efectos especiales excepto el doble, son de 10, la sangre es sangre, las cámaras cumplen, así como los escenarios, la inmensa cantidad de armas, una de las primeras películas en EEUU en usar el sello de Woo, dos berettas de 9 milímetros en este caso con cargadores extras. Malos carismáticos que mueren con frases lapidarias como si de una cadena de producción salieran sin parar.

Existen cuatro versiones de la película. La versión estrenada en cine en EEUU, la europea, una versión extendida con unos minutos más y una versión inacabada, típica de la que vemos los contadores en la pantalla. Tal vez si en la industria de Hollywood hubieran dejado hacer lo que quisiera al señor Woo, estaríamos de un posible caso Hard Boiled en EEUU. Todo apuntaba a que Woo iba a poder hacer lo que quisiera con un presupuesto de 20 millones, elevadísimo si lo comparamos con los escasos 5 millones que su anterior película, pero nos quedamos con las ganas.

Woo fue a Hollywood, no le dejaron trabajar libremente, a pesar de eso marcó un estilo, y regresó sin hacer mucho ruido a Hong Kong. Como curiosidad, recientemente se ha realizado una secuela, directa al mercado doméstico, sin Van Damme pero con Scott Adkins de protagonista, que la hace ideal para verla en una sesión doble con la original.

Blanco-Humano-3

Y nos dejamos en el tintero otros títulos como Juego de supervivencia, Battle Royale o más recientemente cintas juveniles como las sagas de Los Juegos del Hambre o El corredor del laberinto pero eso ya es otra historia.

Publicado por

j.hernandez

Amante del cine en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.