Objetivo Hasselhoff

Objetivo: Hasselhoff

¿Quién pensó que un producto como Objetivo: Hasselhoff era una buena idea? ¿Sus protagonistas? ¿Su productora, la propia WWE? En los últimos años David Hasselhoff ha conseguido una popularidad en la red casi a la misma altura que llegó a conseguir el mismísimo Chuck Norris (o en el ámbito nacional, Bertín Osborne). Consciente que se ha convertido en un chiste andante, no le ha importado para nada participar en varios filmes haciendo cameos siempre interpretándose así mismo en plan caricaturesco como en la reciente Guardianes de la galaxia Vol. 2 o la adaptación de Los vigilantes de la playa. Ahora le toca el turno de ser la auténtica estrella en un filme, Objetivo: Hasselhoff.

Con una premisa sencilla e interesante para una buena comedia negra tipo Dolor y dinero. Chris, un tipo que debe una gran cantidad de dinero a un mafioso, desesperado, su única salida es ganar una apuesta y para ello debe asesinar a The Hoff. Pero después de su inicio en el que aparecen nuestros protagonistas en medio de un buen lío, nos percatamos que no pasa de eso, quedándose en una buena idea mal desarrollada.

Objetivo Hasselhoff

El nivel de producción es realmente cutre, no se si intencionado o no, una serie B (casi Z) salchichera. La dirección de Darren Grant deja mucho que desear, no aporta nada a pesar de haber realizado Diario de una chiflada, una de las entregas de Madea, una especie de versión afroamericana de la Blasa de José Mota, interpretada por el aburrido Tyler Perry.

Lo único salvable del filme son todos los momentos referenciales a Hasselhoff. De nuevo vuelve a conducir a K.I.T.T., se pone el uniforme de Los vigilantes de la playa, habla algo en alemán (debido al gran número de fans que tiene en el país teutón), le recuerdan que fue el primer Nick Fury del universo Marvel y como guinda, canta una canción.

Objetivo Hasselhoff

El resto solo son unos personajes de relleno, los amigos de Chris no tienen ninguna gracia. Uno de ellos es encerrado en un manicomio al tener un gran ataque de celos mientras que el otro es un productor de realities, más preocupado en las fiestas que en los niveles de audiencia. A Ken Jeong (Resacon en Las Vegas, Community) le cuesta hacer gracia, funciona perfectamente como secundario pero para nada de protagonista. Entre los muchos personajes de deambulan por la cinta destacar a ese asesino a sueldo homosexual, que es un fan del protagonista de El coche fantástico.

En un rol secundario tenemos por allí a Jon Lovitz como el agente de Hoff y varios cameos, como la ex-Spice girl Melanie Brown, una vigilante como Gena Lee Olin o el más divertido de todos, Michael Winslow. El protagonista de Loca academia de policía aparece brevemente, donde vuelve a demostrar sus habilidades imitando voces y sonidos.

Objetivo Hasselhoff

Objetivo: Hasselhoff es una pérdida de tiempo absoluta. 90 minutos que no merece la pena ni verla en estado de embriaguez.

Curiosidades

El filme era conocido como Celebrity Death Pool.

En el filme aparecía Hulk Hogan, pero motivos legales todas sus escenas fueran eliminadas del montaje.

Una de las productoras del filme es WWE, la marca de los espectáculos de pressing catch. No es la primera cinta que produce entre otras tiene La venganza del hombre muerto con Colin Farrell.

Justin Bieber realiza un cameo en el filme además ponerle la voz a K.I.T.T.

Publicado por

Agustín

Hombre orquesta de "Adicine.com", el jefe de la Web y redactor jefe. La pasión por el séptimo arte la lleva en su sangre desde muy pequeñito, participa en diferentes blogs del medio como Amigos del cine, El Gabinete del Doctor Somier, entre otros. Aparte de podcaster ocasional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.