The babysitter

El director McG, llevaba una temporada desaparecido tras probar suerte con Tres días para matar, aquel producto de acción para el lucimiento de Kevin Costner bajo la producción de Luc Besson. El director de las dos descerebradas entregas de Los Ángeles de Charlie, cambia de género con The babysitter, una comedia de terror con aires ochenteros que recuerda a títulos como Noche de miedo, Solo en casa o No matarás al vecino.

En ella Cole, es un joven prepúber, que ve como todo cambia a su alrededor, es un marginado en el colegio, acosado por los matones de turno, el vive en su mundo de fantasías y su afición por la ciencia ficción. Cada vez entiende menos el compartimiento casi asocial que tienen sus padres con él (de hecho piensa que se van a divorciar), la única persona que le comprende y tiene gustos similares es su niñera, Bee, una encantadora chica que para Cole es como su mejor colega.

The-Babysitter

Pero llega un momento en el que Cole se pregunta “¿Qué hace mi niñera cuando me voy a la cama?” Y la sorpresa es de lo más aterradora. Bee es la líder de un grupo que pacta con el diablo y para ello necesita su sangre, tras esa sorpresa nuestro protagonista tendrá que usar todo su ingenio para poder salir vivo de esa noche.

El filme nos habla sobre la madurez y el crecimiento del protagonista, Cole es un crío que está en las puertas de las adolescencias, el acné, los primeros amores y empezar a fijarse en cosas que antes que uno no se solía fijar. Cole se aferra a su deseo de continuar ser un niño, todavía juega con sus juguetes y lo más llamativo que a sus años todavía sigue teniendo una niñera. Pero en el momento que descubre todo el siniestro plan de la que era su mejor amiga, tiene que abandonar su infancia para convertirse en una especie de pequeño John McClane.

The-Babysitter

Problemas, el tono entre comedia y terror no está bien llevado. McG nos deja una sensación agridulce, la película está bien planteada pero mal ejecutada. A partir del momento que descubrimos todo el plan de la niñera la cinta se va cuesta abajo, es más, nos plantea cierto momento sobrenatural que nunca va más allá y que podría haber dado más.

La producción es pequeña, tampoco le hace falta mayor presupuesto para la historia. Habría que destacar su nivel de sangre (y a borbotones) que tiene durante todas las muertes que hay a lo largo de su metraje. La ambientación te retrotrae a filmes conocidos dentro del género, tanto en su fotografía o el uso de las canciones y su música.

The-Babysitter

En cuanto a los actores, el joven Judah Lewis hace un papel muy convincente de Cole. Tiene muy buena química con Samara Weaving (Monster Trucks), la niñera, sobretodo en el arranque del filme. La actriz australiana, encarna su papel de manera bastante creíble y carismática. Además habría que destacar a la popular Bella Thorne, riéndose del rol de la típica animadora de instituto. Y en un rol muy secundario, aparece el siempre divertido Ken Marino, como el padre de Cole.

The-Babysitter

Cuidado espectadores, ha llegado la niñera.

Curiosidades

El libreto ha sido escrito por Brian Duffield, fue elegido como uno de los mejores y que no se había filmado.

La película finalizó en 2015, han pasado dos años hasta su estreno a través de Netflix.