Un espía y medio

Desde los comienzos del cine, siempre han existido parejas cómicas, desde el gordo y el flaco pasando por Jerry Lewis y Dean Martin en los 50 o Gene Wilder y Richard Pryor en los 80. El cine de buddy movies siempre han funcionado bien hasta día de hoy, desde Limite 48 horas, Arma Letal, la trilogía de Hora punta o la recientemente estrenada y muy recomendable Dos buenos tipos.

Dwayne Johnson lleva unos años que no para de enlazar proyectos, ya sea en cine como en televisión (con la entretenida Ballers) y teniendo éxitos. Después de una época en la que tanteó el cine infantil con Papa por sorpresa o El rompedientes, por fin se decidió meterse de lleno en el cine de acción, principalmente con la saga de A todo gas (de la que en estos momentos se esta filmando la octava entrega).

Con la idea de no perder cierto público (sobretodo el infantil), en esta cinta “La Roca” sigue apostando por la comedia de acción con cierta trama de espías (recordar que participó en la fallida adaptación del Superagente 86 protagonizada por Steve Carell). Para esta ocasión a unido fuerzas con Kevin Hart, otro actor bastante activo en los últimos años con cintas como Dale duro o El gurú de las bodas entre otras. Un cómico que intenta alcanzar el relevo de genios del género como Eddie Murphy o el mencionado anteriormente Richard Pryor.

CENTRAL INTELLIGENCE

¿Qué nos encontramos en Un espía y medio (¿Tan difícil era traducir Central Inteligence su título original?)? Una trama sencillita, gags fáciles, un poquito de acción, algo de crítica con el bullying y algunas que otras referencias a los 80 y 90. Esto último es lo que el espectador va a agradecer más, con alusiones a filmes como Dieciséis velas o De Profesion duro, como cuando Bob elimina a uno de los villanos de la misma forma que lo hacía Patrick Swayze.

De los momentos más divertidos de la cinta son el prólogo ambientado en los 90, que sirve de presentación de los dos protagonistas, el reencuentro de ambos, donde Calvin define a Bob como “Un Jason Bourne con bermudas y riñonera” o cuando este último se hace pasar por terapeuta matrimonial. De sus escenas de acción sin duda la más espectacular es el tiroteo en la oficina donde trabaja como contable Calvin, que termina de una forma realmente divertida que recuerda un poco a otro filme donde participó Johnson, Los otros dos.

CENTRAL INTELLIGENCE

El nivel de producción es relativamente mediano, hay que recordar que la película ha costado unos “irrisorios” 50 millones de dolares (a día de hoy está a cerca de recaudar unos 200), pero lucen bien en pantalla. Por otro lado, el trabajo de la banda sonora de Ludwig Göransson y Theodore Shapiro cae en algo bastante serio y olvidable sin tener un tema principal reconocible para nuestros dos protagonistas. Eso si, la cinta contiene temas de los 90 tan dispares como el Song 2 de Blur o el famoso Wannabe de las Spice Girls. El director, Rawson Marshall Thurber, el mismo de Somos los Miller o Cuestión de pelotas, dirige de forma algo rutinaria el filme imprimiendo algo de ritmo en las escenas de acción y poco más.

Del reparto Johnson y Hart, se ve que se lo han pasado a lo grande durante el rodaje. Sobre todo el primero, muy cómodo en su papel de ex-pardillo de instituto convertido que con los años se ha convertido en una montaña de músculos que aun así se sigue comportando igual que si estuviera en sus años mozos y que le encantan las armas, los unicornios y las riñoneras. También aparecen Amy Ryan (vista recientemente en Birdman) interpretando a una agente de la CIA que va detrás de nuestros protas (atentos a cuando tortura a Johnson retorciéndole los dedos), y en una breve aparición, Aaron Paul, el conocido Jesse Pinkman de Breakin Bad, que interpreta a otro agente secreto.

CENTRAL INTELLIGENCE

Es una peli formula, tan rápido la ves casi te olvidas de ellas salvo por un par de bromas ocasionales y las referencias a los 90 donde hay que destacar la faceta cómica de Dwayne Johnson.

Curiosidades

Jason Bateman y Melissa McCarthy hacen cameos en el filme. El director del filme, Rawson Marshall Thurber, aparece en la última escena de la película.

El actor Ed Helms, protagonista de Vacaciones o Resacón en Las Vegas y sus secuelas, es el productor del filme.

La primera vez que coinciden Hart y Johnson, el primero le dice al segundo que parece “Hércules”, todo un guiño ya que Johnson interpretó al personaje en la versión del 2014 de Hércules.

El personaje que interpreta Johnson en el filme es Bob Stone. Stone en inglés significa piedra un guiño al apodo de Johnson, The Rock (La roca).

En los créditos finales del film pueden verse algunas tomas falsas, incluyendo una escena donde se detiene el rodaje por la aparición del cuerpo de bomberos.

En la versión original, Aaron Paul suelta en un par de ocasiones “bitch” (“puta”), el insulto más recurrente de su personaje Jesse Pinkman en Breaking Bad.

Fue Johnson quien propuso a Hart como compañero de aventuras para este proyecto. Los dos protagonistas se admiraban desde hacía tiempo, por eso hablaron para trabajar en algo juntos, y entonces llegó Un espía y medio. Entre ellos hay una diferencia de altura de 30 centímetros y Johnson pesa 45 kilos más que su compañero.

Publicado por

Agustín

Hombre orquesta de "Adicine.com", el jefe de la Web y redactor jefe. La pasión por el séptimo arte la lleva en su sangre desde muy pequeñito, participa en diferentes blogs del medio como Amigos del cine, El Gabinete del Doctor Somier, entre otros. Aparte de podcaster ocasional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.